En el huerto escolar, uno de los mayores problemas más importantes es que la mayoría de la cosecha se da cuando los niños y los profesores estamos de vacaciones, por eso hay que adelantar todo lo que se pueda el desarrollo de las plantas.. De las soluciones posibles, el invernadero es la que ofrece más posibilidades educativas y organizativas.

En el invernadero adelantamos el nacimiento y desarrollo de las plantas y constituye un espacio donde se pueden realizar diversas actividades.

Cuando no se puede construir un invernadero grande, hay diversas soluciones intermedias.  En principio lo que pretendemos es poner unos semilleros que estén en un lugar resguardado, con luz y sin problema de riego. Poner los semilleros en un aula tiene muchas complicaciones, porque nunca les llega suficiente luz y las plantas nacen con el tallo muy débil.